Busqueda

Búsqueda personalizada

miércoles, 4 de octubre de 2017

En la oscuridad de la ignorancia

En la oscuridad de la ignorancia
Vi como los trataban
Y también reí al ver como lloraban,
Vi sus sueños devastados por opresores
Que oprimían las ilusiones de sus deudores
Y también oprimí sus sueños e ilusiones,
Vi como ejecutaban vilmente sus almas
Con profundas heridas de esas que nunca sanan
Y también participe en tan terribles matanzas,
Vi como sus corazones fueron estafados
Con promesas solo por verlos acorralados
Y yo igualmente los acorrale con engaños,
Vi sus lágrimas desprenderse por el dolor
Cuando se ha perdido tanto y a expensas de otro
Y también fui el causante de ese llanto,
Vi sus ojos llenos de fuerza y coraje
Caerse abruptamente en un solo instante
Y también los derribe solo por hacer alarde,
Vi grandeza devastada por la fuerza de la palabra
Las vi vencida vilmente ultrajada
Y también la destruí por el peligro que representaba,
Los vi correr velozmente para no ser alcanzado
Corrían como corren los animales al ser cazados
Y también participe en safaris tan inhumanos,
Vi sus cuerpos masivamente amontonados
Vi como lentamente los fueron acomodando
Y también ayude en esa montaña de sufrimientos apilados,
También fui vencedor y derrotado
Fui opresor y sueño robado
Fui por un instante cazador y animal asustado
También fui víctima y verdugo sanguinario
Fui acomodador y cuerpo inmutado....

Poema extraído de la recopilación de poemas "La Dulce Apatía De Tu Silencio"

martes, 5 de mayo de 2015

Convocatoria para el IX Concurso Literario Internacional “ÁNGEL GANIVET”





Sé que me he mantenido distante del blog, la verdad es que muy poco o casi nada me ha servido de inspiración para agregar una nueva entrada en este espacio.


Paso mis días de la forma mas hipócrita, trabajando entre negociaciones de compra - venta, donde debo acudir a una astucia tan repugnante para conseguir el mejor precio del mercado y así permanecer en este trabajo tan molesto y poco agradable.



Veo pasar mis días sin inspiración, entre la rutina del comercio al amanecer y el cansancio que este deja en mi, en la acostumbrada retirada al finalizar la tarde. Todos mis días son así, aunque llevo las cuentas al día, no tengo mayor placer que el de mirar a las personas que se retiran deambulando por las calles tan casadas como yo.

Pocos han sido los días excepcionales y el día de hoy fue uno; tuve el agrado de recibir un email, una convocatoria para el  IX Concurso Literario Internacional “ÁNGEL GANIVET”



Debo decir que se presenta como una gran oportunidad para reencontrarme con la musa perdida hace meses, también para compartir y dar a conocer a quienes quieran participar de este certamen, sus bases y condiciones.



!!Suerte a todos los que desean participar!!




Convocado el IX Concurso Literario Internacional “ÁNGEL GANIVET”

Por Salomé Guadalupe Ingelmo

La Asociación de Países Amigos, con sede en Helsinki (Finlandia), convoca el 

IX Concurso Literario Internacional “Ángel Ganivet”. De nuevo el prestigioso 

certamen, centrado en esta ocasión en el género de Poesía, abre sus puertas. 

En el presente año, ya el noveno de vida, el ganador será homenajeado, además 

de con su habitual premio en metálico y diploma, con un retrato del artista valenciano 

Alejandro Cabeza. Esta original iniciativa se puso en marcha la edición pasada, y se 

materializó en una obra valorada en 6.000 euros que está ya en manos de su modelo y 

ganador del certamen, el argentino Osvaldo Gallone.

Sobre Alejandro Cabeza, Osvaldo Gallone ha escrito con posterioridad:  

El núcleo constitutivo de los retratos de Alejandro Cabeza 

trasciende con holgura la intención trivialmente mimética para 

convertirse en otra cosa, en algo que excede y a la vez contiene la 

figura del retratado: los retratos de Alejandro Cabeza suponen una 

depurada y laboriosa destilación de la esencia de quien es retratado, un 

ejercicio de prístino desciframiento. Alguna vez Cabeza ha dicho con 

lúcida pertinencia: “Somos lo que pintamos”. Es una definición exacta 

y rigurosa. Pero también se impone enunciar que quienes somos 

retratados por Alejandro Cabeza somos lo que él ha pintado en el 

sentido más ontológico, existencial y profundo del término; somos, 

esencialmente, lo que él ha visto de nosotros; somos lo que su mirada 

ha percibido y lo que su mano ha ejecutado.

    Cabeza no pinta ni retrata rostros y cuerpos, o bien es sólo en 

apariencia que en sus retratos se exhiben rostros y cuerpos; aquello que 

delinea Cabeza son almas y esencias.

El pintor valenciano, que se ha declarado en varias entrevistas fascinado por el 

ámbito literario, ha inmortalizado ya a más de treinta iconos de la literatura. Entre esos 

cuadros cabe destacar su retrato de Blasco Ibáñez, que está en el Museo Blasco Ibáñez 

de Valencia, sendos retratos de los escritores Alejo Carpentier y Nicolás Guillén, en la 

Unión Nacional de Escritores de La Habana en Cuba, o su retrato de Ana María Matute, 

en la sede principal de la Real Academia de la Lengua en Madrid.

Bases Completas del IX Concurso Literario Internacional 

“Ángel Ganivet”

La Asociación de Países Amigos (A.P.A.), con sede en Helsinki, convoca al IX 

Concurso Literario Internacional “Ángel Ganivet”, que contempla modalidades 

de cuento y poesía.

El Concurso propone sus géneros con carácter bianual, correspondiendo la 

convocatoria de esta IX Edición al género de poesía. Las siguientes son las 

bases que finalmente lo rigen:

1. Pueden participar todas las personas mayores de edad (es decir que 

hayan cumplido los 18 años) que lo deseen, cualquiera que sea su 

nacionalidad, siempre que presenten poemas (una obra por cada concursante) 

en lengua española, originales e inéditos, no publicados en ningún tipo de 

formato ni total ni parcialmente (incluido Internet), no premiados o pendientes 

de fallo en otros concursos, o a la espera de respuesta en un proceso editorial. 

El incumplimiento de esta primera base descalifica automáticamente al 

participante.

2. El tema será libre. 

3. El original deberá estar mecanografiado a doble espacio, utilizando un tipo 

Arial, Times New Roman o similares, a 12 puntos. En documento a tamaño A-4, 

por una sola cara. Respetando unos márgenes no inferiores a los 2,5 cm en 

cada dirección (laterales y superior e inferior). 

4. El original de la obra se presentará únicamente en formato digital. El 

trabajo deberá ser enviado a la dirección electrónica: 

angelganivet@paisesamigos.com 

5. En el asunto del mail se especificará: “Para el IX Certamen Ángel 

Ganivet”. Se enviarán en el mismo correo dos archivos adjuntos en formato 

Word: 

a)  En un archivo  que será denominado con el  TÍTULO DE LA OBRA 

(ejemplo: DON QUIJOTE DE LA MANCHA) en mayúsculas, se enviará la 

misma bajo seudónimo.  

    · En el inicio de la primera página se colocará el NOMBRE DE LA 

OBRA y en la línea siguiente el SEUDÓNIMO, seguido del texto. 

    · No se aceptarán envíos que incluyan, dibujos, fotos, links externos o 

cualquier otro tipo de adorno ajeno al propio texto.

b)  En otro archivo que será denominado con el TÌTULO DE LA OBRA – PLICA 

en mayúsculas (ejemplo: DON QUIJOTE DE LA MANCHA – HIDALGO), se 

enviarán los siguientes datos personales: 

 Título de la obra

 Seudónimo

 Nombre(s) y apellido(s) 

 Año, ciudad y país de nacimiento

 Dirección de domicilio completa, incluido el país 

 Teléfono(s) 

 Correo electrónico  

 Breve currículo literario. Incluido el currículum, los datos 

personales no deberán sobrepasar una página. 

c)  Como los datos resultan esenciales, entre más razones, a la hora de 

informar a los reconocidos por el Concurso, si de inicio no son enviados 

completos, no será aceptada esa participación.

6. Exigencias formales:

a. La obra, ya conste de versos o líneas (para la poesía en prosa), 

tendrá una extensión máxima de 5 páginas. 

b. No se aceptará un conjunto de poemas sino un único poema.

c. Las páginas estarán debidamente numeradas. Sin faltas de 

ortografía. 

d. El incumplimiento de estas reglas implicará la automática 

descalificación.

7. Se adjudicará un único premio al mejor poema. 

8. El premio consistirá en: quinientos euros y diploma. Así mismo, el ganador 

tendrá el honor de ser retratado por el pintor valenciano Alejandro Cabeza, 

inmerso en los últimos años en un monumental proyecto que le ha llevado a 

inmortalizar a más de una treintena de escritores consagrados, entre los cuales 

doña Ana María Matute, cuyo retrato forma parte de los fondos de la Real 

Academia de la Lengua Española. El retrato del ganador del presente 

certamen, valorado en seis mil euros, será realizado en óleo sobre lienzo. A tal 

fin, el homenajeado se comprometerá formalmente a enviar el material 

fotográfico requerido a la mayor brevedad y cumpliendo con las normas que se 

le facilitarán llegado el momento.

9. El plazo de admisión de originales terminará el 1 de agosto del año 2015 

a las 24:00 horas de Finlandia.

10.  El fallo será inapelable y se hará público durante la entrega de premios 

que tendrá lugar en el Salón de Actos de la Delegación de la Unión Europea en 

Helsinki, el 27 de noviembre del año 2015 a las 18.00 horas. Si el premiado 

no puede acudir por sus propios medios, queda autorizado para designar a un 

representante que asista al Acto de Premiación en su lugar. O será 

representado, presumiblemente, por un miembro del Cuerpo Diplomático de su 

país.

11. La Asociación de Países Amigos se reserva durante un año, exento de 

retribución alguna a favor de los autores, el derecho en exclusiva de publicar y 

difundir por cualquier medio los trabajos premiados y finalistas si así lo 

considera pertinente. Así mismo, también pasado ese plazo de tiempo, la 

Asociación podrá publicar y difundir por cualquier medio, siempre con el 

generoso fin de contribuir a la expansión de obras literarias de valía 

incontestable, los trabajos premiados y finalistas sin obligación de 

remuneración pecuniaria alguna a sus autores.

12.  El ganador del IX Concurso Literario Internacional “Ángel Ganivet” deberá 

tener autorización de la Asociación de Países Amigos para cualquier acción 

que involucre a los textos premiados durante un año a partir de la fecha de la 

Premiación. 

Los premiados se comprometen a mencionar el Concurso cada vez que 

publiquen el texto por sí mismos, o a garantizarlo cuando autoricen que el texto 

sea publicado por otros medios. 

13.  El Comité Organizador de este Concurso y su Jurado no 

mantendrán comunicación alguna con los participantes respecto a sus textos, 

ni ofrecerán ninguna información que no sea el propio fallo recogido en el Acta 

Oficial de Premiación.

14. La composición del Jurado Calificador será dada a conocer al hacerse 

público el fallo del certamen. 

15.  El hecho de concurrir al IX Concurso Literario Internacional “Ángel 

Ganivet” de la Asociación de Países Amigos implica la total aceptación de 

estas bases, cuya interpretación se reserva la Asociación y el Jurado 

Calificador.

del Ministerio de Educación y Cultura de Finlandia, 

la Delegación de la Unión Europea en Finlandia,

la Secretaría General de Inmigración y Emigración 

del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España, 

las Embajadas de Argentina, Chile, Colombia, México, 

Con la colaboración 

la Universidad de Helsinki, 

Perú, Venezuela, Uruguay

y la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica (CIINOE) 

Para más información:  

angelganivet@paisesamigos.com

+358 44 335 5160

www.paisesamigos.com

www.facebook.com/paisesamigos

domingo, 8 de marzo de 2015

El Hombre Perdido




Caminaba tambaleando de una acera  a otra, había estado tomando con unos compañeros de trabajo y sin saber cómo, termino en un lejano barrio muy humilde, se desplazaba como esquivando las piedras, en un constante zigzag. Llego a una esquina y todos los caminos que pudo observar eran iguales, casas de estructuras precarias, miseria, pobreza, llantos de niños en el interior de las casas; entonces decidió que lo mejor era regresar por donde vino, para hallar otro camino que lo sacara de ese lugar, retorno su torpe andar ante las miradas de las personas ocultas en la oscuridad de sus casas, observaban incrédulas al borracho anestesiado de la realidad y que desconocía el peligro de esas calles.

Llego nuevamente a otra esquina y el paisaje era similar al de la esquina anterior, avanzo por uno de esos caminos oscuros trastabillando en busca de una salida, pero sus fuerzas lo abandonaron y se desplomo cerca de un terreno baldío.

Se despertó al día siguiente y lo primero que se percato fue de que carecía de sus efectos personales, no tenia su camisa, ni sus zapatos, su reloj, anillo de matrimonio, y obviamente su billetera tampoco estaba, apenas tuvieron la bondad de dejarle sus pantalones de trabajo.

Las personas lo observaron desde la distancia pensando que estaba muerto, y se asombraron cuando él despertó; desesperado al ver que lo habían robado y ya sin la anestesia del alcohol, pero si con su resaca, emprendió nuevamente su andar hacia su hogar, camino entre las risas de los niños barrigones llenos de parásitos, por esas calles de tierra entre tantas casas fabricadas con latas y cartón.

Camino por largo rato ese laberinto de miseria, solo quería llegar a su casa junto a su familia; trato de pedir ayuda a las personas que se encontraba por esas calles, pero todas se apartaban temerosas de aquel indigente, nadie le brindo ayuda en ese súper poblado barrio, donde reinaba el temor. Entonces se sentó en una acera para descansar un instante, pero agotado se quedo dormido nuevamente.

Al abrir los ojos, vio muy de cerca a otro indigente, rápido le ofreció un trago de alcohol de caña, el primer reflejo del hombre extraviado, fue rechazar el licor, pero el indigente comento
-          Cuando llegue la noche vas a agradecer el trago que te ofrezco.

Entonces el hombre perdido se percato de que oscurecía, ya la tarde moría, había dormido todo el día en la acera, el frio comenzó a sentirse y no tuvo más opción que aceptar el trago que aun era ofrecido por aquel extraño personaje.

-      - ¿Sabe cómo puedo salir de este barrio?, ¿puede decirme como llego al centro de la ciudad? – comento luego de ingerir el licor

-       -   Llevo tantos años en estas calles, que las conozco muy bien, - respondió el indigente

-        -  ¡¿Entonces puede sacarme de aquí?!

-        -  Si pero mañana por la mañana, a esta hora estas calles se llenan de sangre y muerte.

El hombre perdido se sintió alegre con saber que por la mañana retornaría a su hogar, pronto abrazaría a su familia y todo esto sería una terrible pesadilla; preparaba en su mente como le explicaría a su esposa lo sucedido y abrazaría a su hijo de apenas unos meses de edad, todo esto, mientras  su nuevo compañero no dejaba de hablar de casi todo.

Al cabo de un rato, otros tres indigentes se acercaron a ellos y juntos compartieron el licor que cada uno traía consigo; hasta que derrumbados el silencio se hizo presente.

Antes de que todos se durmieran, escucho un comentario que le hacia uno de los vagabundo a otro

-          ¡este, ya es uno de nosotros!

Por la mañana se despertó y estaba solo nuevamente, en vano trato de encontrar la salida por su propia cuenta, y nuevamente al llegar la noche se volvió a topar con los mendigos de la noche anterior, volvió saborear la esperanza de que al día siguiente saldría de aquel lugar, mientras se perdía entre alcohol y conversaciones irracionales.

Esa fue su rutina por largos años, hasta que la esperanza desapareció.

 Una tarde en que solo seguía sus pasos,  encontró la salida de aquel lugar, deambulo por el centro de la ciudad y para su sorpresa se encontró con su esposa, ésta iba junto con su hijo ya mucho más grande; sonrió entre lágrimas de felicidad. Su esposa al verlo se paralizo, resguardo a su hijo detrás de ella y con temor, pasó al lado del hombre perdido, que ni siquiera tuvo el valor de mencionar palabra alguna, solo la vio apartarse a veloz paso, mientras que él se quedaba con los brazos abiertos y sus lagrimas cambiaron a de tristeza.

En ese instante comprendió que era uno de ellos; regresó a esas calles de tierra, de miseria junto a los mismos indigentes que por años se abstuvieron de ayudarlo.



“Para algunas personas es más fácil evitar a quien está perdido, algunas veces cambiamos tanto, que ni nuestros seres queridos nos reconocen. Y para otros su mayor satisfacción es que estés tan perdido como ellos, estos últimos no quieren que encuentres la salida” 

Donativos

Patrocinantes